top of page

Representación femenina en la política local


Se conocen hace ya tres semanas los resultados de las elecciones territoriales 2023, suceso que logró, entre otras cosas, que se comentara en diferentes círculos la marginal representación de las mujeres en diferentes corporaciones públicas y/o cargos uninominales. Vale la pena reiterar que solo dos mujeres, como máximo, lograron asegurar un espacio en los concejos del área metropolitana y/o la asamblea departamental.


Esta realidad no solo debería suscitar una reflexión individual, sino también un sentimiento colectivo de pérdida. Cuando apenas una ínfima fracción de los asientos de toma de decisiones está ocupada por quienes constituyen la mitad de la población, la sociedad en su conjunto se empobrece, al perder perspectivas valiosas, experiencias y conocimientos que pueden enriquecer el debate público y la toma de decisiones.


¿Qué hacer? Los colegios y la academia deben incorporar cátedras y promover conversaciones sobre la importancia de la representación equitativa en la política y las barreras sistémicas a las que se enfrentan las mujeres; pues, aunque parezca increíble, aún hay quienes consideran que estos resultados se deben al poco talento femenino y/o bajo esfuerzo para sobresalir en la escena política. Aprender sobre estos temas es una responsabilidad de todos y todas; la academia es un actor crucial para la sensibilización, generación de conciencia y formación continua.


Por su parte, el sector público tiene la responsabilidad de participar activamente en cerrar las brechas y el sector privado puede ser un aliado importante en este propósito. Es conocido que la falta de financiamiento, capacitación y/o labores de cuidado son barreras que enfrentan las mujeres que desean ingresar a la política; por lo que implementar programas de mentorías, contratar a mujeres expertas en género, crear fondos específicos para candidatas, construir infraestructura para el cuidado u otorgar horarios flexibles para mujeres que participan en política pueden generar condiciones favorables para promover su participación.


Vale la pena recordar que el Plan Integral de Desarrollo Metropolitano se propuso como meta para 2023 que el porcentaje de mujeres candidatas fuera del 72 %, tanto para concejos como para las alcaldías (la meta ODS 2030 es del 50%). La realidad es que no superamos el 28 % de candidatas a la Alcaldía y el 38 % a los concejos, por lo que estamos aún muy lejos de lograr esta meta que se quedó en una noble intención de un documento que muchos desconocen.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Johanna Cárdenas Acevedo Directora - Bucaramanga Metropolitana Cómo Vamos


Comentarios


bottom of page